If the camera blows up. (Oscar Pérez, 2008)

“IF THE CAMERA BLOWS UP, THIS GUY IS A TERRORIST.”

La voz es de una mujer, su cara no la vemos, pero no hace falta. El retrato, aunque

precipitado, prejuicioso y posiblemente erróneo, lo tenemos (mujer, joven, güiri,

¿americana?, ¿rubia?, ¿republicana?). Lo que ésta mujer dice ¿es lo que lo que le

llamaba a decir la imagen (hombre paquistaní cubierto en palomas), o lo que la

situación (hombre paquistaní le pide que lo grabe) la lleva a decir?

¿A que responden los retratos: a una imagen, a una idea, a una situación, o a un

contexto?

Sin duda, un elemento clave es el concepto de estereotipo, que de alguna forma,

aunque superficial, tendencioso y generalista,  también es un retrato. ¿Es el

estereotipo un retrato del sujeto estereotipado o de aquel que lo estereotipa?

La frase de la mujer, me resulta de gran importancia por que motiva, clausura y

explica éste documental. Nosotros, como la mujer, también tenemos un estereotipo

de éste hombre (que no significa que sea el mismo), y lo interesante de ésta

propuesta documental es cómo el estereotipo se revierte en nosotros. Un superficial

e inofensivo video casero  con una inocente voluntad de retrato, trasciende en su

significado dependiendo de los ojos que lo miran.

El retrato que hace el personaje principal, no es el de sí mismo, en realidad retrata

su contexto, Barcelona, pretende compartirlo con su familia y nada más (Ignoro

hasta que punto ésta historia sea verdad, o sea una justificación ficticia del proyecto,

me lo he planteado, pero hago la lectura a partir de lo que vi). A nuestros ojos,  éste

hombre hace un retrato de sí mismo a partir de lo que muestra, lo que selecciona y

lo que pasa desapercibido.

Un paquistaní expone como ve Barcelona (y con ello, el mundo occidental), como

nos ve a nosotros,  y cuando nosotros lo vemos, por lo tanto, estamos viendo

nuestro retrato.  Ésta, creo que es una reflexión inconsciente. El estilo, la forma, que

utiliza Pérez para transmitir ese retrato, es la candidez y frescura de una persona

que graba en función de lo que quiere ver, recordar, mostrar. Esperamos ver como

se cumple o no el estereotipo que tenemos de éste hombre, para terminar viendo

como nosotros a su vez, también podemos ser un estereotipo. Entonces el retrato

depende de los ojos que lo miran, y a su vez, de lo que quieren ver en la película.

Es esto, la que hace que la reflexión de fondo pase desapercibida, pero que quede

muy clara al mismo tiempo. No es gratuito que tengamos como secuencia inicial la

imagen del hombre grabándose a sí mismo frente al espejo. Ni que la película del

hombre acabe y salgan créditos, para que entonces Pérez exponga su final de la

película. Plano y comentario de un paquistaní, pasado por el filtro de montaje de un

español, pero al final ¿Para ser visto por quién?

 



Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s